domingo, 10 de enero de 2010

Buena entrada al 2.010




Estrenamos el tunel del Rañadoiro, después del vieje de ida por el puerto y en bastante mal estado del firme a causa de las obras, fue todo un lujo dar la vuelta por el tunel, en 5 minutos se va desde Larón a Rengos, una pasada, muy buena iluminación, aunque resulta casi imposible cumplir con la señal de 60, al salir una fuerte bajada en curvas, el resto muy bien, se ahorra bastante tiempo.
Después de pasar unos días en aquella absoluta tranquilidad, ahora de vuelta, se recuerda aún con más nostalgia, como dice María, nose si será el Lejano Oeste o la tierra del olvido, a muy pocos les gusta ir en invierno, todas las casas están cerradas, las puertas bloqueadas con viejos tablones para protegerlas de las tormentas, llama la atención de cualquier visitante ver que la mayoría de las construcciones están rehabilitadas, pero todas deshabitadas, los caminos completamente vacíos y a pesar del frío intenso, no se ve humo en ninguna chimenea, los senderos son más transitables por ausencia de vegetación, huele a humedad y los árboles dejan ver todo lo que esconden en otras estaciones, se camina despacio, con cautela, parece que nuestro próximo encuentro pueda ser algún habitante de los bosques como el lobo o el oso, mejor ir pronto pa casina y ver si la cocina sigue encendida o necesita más leña.

8 comentarios:

María del Roxo dijo...

Una buenísima descripción de nuestro Lejano Oeste en invierno.
¿No hay ninguna casa abierta todo el año, con lo grande que es El Bao?

Gonzalo de Suárez dijo...

Todo este vacio imvernal, se ve compensado en los meses de verano, se llena el pueblo de gente, que regresan a la casa donde nacieron, aunque sólo sea a pasar las vacaciones, y lo más importante es ver como no dejan que sus casas se derrumben, o que los caminos se vuelvan intransitables.

El Bao dijo...

Alguna si que hay, pero hay que bajar hasta el fondo del pueblo para ver a alguien, el resto de casas están vacías, menos mal que resisten los del Tixileiro, allí siempre hay gente e incluso internet para no perder la comunicación con el resto del mundo.

eminosuke dijo...

La última foto es Astierna ¿no?.

Jose de Mingo dijo...

Buena verdad dices Gonzalo, cuando afirmas que los nativos cuidan de maravilla las casas y el pueblo, aunque sólo residan temporalmente en el mismo. El Bao está de exposición.

El Bao dijo...

eminosuke, tienes razón, la última foto es de Astierna y la primera también.

Sr. Hessen dijo...

Hola, bonas noites: Yia verdá, un tarde diome por calechar un poucu por Il Bao ya tuvi la sensación de tar nun pueblu pantasma, pero como taban las casas tan curiosas, quedeime cola dulda de si a pesar de tou taba acompañáu col sentir de los sos propietarios; d´outra miente, esa semechas que muestras - Astierna- son del.los l.lugares de paseu pa las mios piernas, en concretu, la cabeira entovía la tuvi percorriendo esti xueves, ¿nun me digáis que nun yia guapu?

Rosa cunqueira dijo...

Prestame ver esas fotos aunq vea a menudo el sitio, a casa de mious padres , n´Astierna , hay ua foto viecha sacada desde ese mismo d.dugar, preciosas instantaneas.
Un saludo desde tierra cunqueira onde tamos poucus en iviernu pero en verano se regresa pa respirar ese aire qeu nun ten ningun d.dugar qeu nun sea el nuesu, a nuesa tierra pa cada un a tierra dél.